La autovía no da de comer a Salas

Ir abajo

La autovía no da de comer a Salas

Mensaje  maria el 23/02/11, 09:16 am

lne.es//occidente
Los hosteleros del concejo descartan volver a hacer caja con la reanudación en marzo de las obras del tramo Salas-La Espina - El escepticismo de los vecinos contagia también a los propietarios de hoteles y restaurantes, que no se fían de los plazos

Lorena VALDÉS

A la autovía del Suroccidente ya no le queda jugo que exprimir. Así lo aseguran los hosteleros del concejo de Salas, que no confían en hacer negocio con la reanudación de las obras de la primera calzada del tramo Salas-La Espina, anunciada por el delegado del Gobierno Antonio Trevín para el próximo mes de marzo, y que está previsto que concluyan un año después. El escepticismo existente entre los vecinos y políticos por los continuos retrasos de un proyecto vital para el futuro del municipio ha contagiado también a los propietarios de bares, restaurantes y hoteles, que recuerdan con añoranza los días en los que llenaban al mediodía sus comedores con decenas de obreros y lograban hacer una buena caja a pesar de la crisis. La reactivación de la autovía parece que no llegará a Salas con un pan bajo el brazo.

«El "boom" de los obreros en este tramo de la autovía ya se terminó porque el nivel de ejecución de los trabajos es altísimo, yo diría que del 90%. Ahora sólo quedan los remates, así que no tengo ninguna expectativa de aumentar las ventas en mi local en los próximos meses. Además, no entiendo que una obra que podría estar terminada tranquilamente en tres meses tenga un plazo de ejecución de un año». Así de rotundo se muestra José Adelino Pérez, propietario del restaurante Dakar en La Espina (Salas), que llegó a dar hasta treinta comidas diarias en su negocio en los tiempos de mayor auge en los trabajos de la infraestructura.

A la espera de la apertura de la calzada, el hostelero, como tantos otros vecinos de la localidad, utiliza como zona de recreo el tramo ya asfaltado, para pasear o andar en bicicleta. «La única duda que tenemos ahora es saber si cuando abran la autovía vamos a perder o ganar clientes, aunque mucho nos tememos quedarnos aislados y que las ventas caigan en picado», confiesa Pérez.

Igual de pesimista sobre la posibilidad de volver a hacer caja gracias a la autovía se muestra José Luis García, propietario del hotel Casa Aurelio en La Espina, lugar habitual de parada de obreros para comer y dormir. «Todo está muy parado y la única esperanza para la hostelería del concejo es que se retome la segunda calzada del tramo Salas-La Espina, Si no, creo que vamos a tener que cerrar muchos establecimientos. Esto no pinta nada bien», sentencia García.

En la villa de Salas, los hosteleros tampoco tienen muchas esperanzas en que los trabajos se retomen a buen ritmo y la autovía deje dinero en sus restaurantes. «Hasta que no vea a la gente trabajar en serio y las obras avancen de verdad no me creo nada. Cómo van a tardar un año en terminar un tramo por el que ya pasan hasta algunos coches ¡Cualquiera diría que lo van a hacer a pico y pala!», afirma irónica Sonia Riesco, del restaurante Casa Pacita.

En pocos meses en este establecimiento de la capital pasaron de servir sesenta menús del día a vender menos de la mitad tras el parón de las obras de la autovía. «El obrero era un comensal que te venía todos los días y por lo tanto era muy rentable para el negocio, incluso premiábamos su fidelidad regalándole una comida al mes, así que lo notamos muchísimo cuando dejaron de venir. Sinceramente no tenemos muchas expectativas de recuperar ese público», concluye Riesco.

A pocos metros de allí, Luis Menéndez también suspira por volver a dar sesenta comidas diarias a operarios de la autovía. «Les ofrecías un menú con comida casera y asequible y los tenías aquí todos los días, pero eso se acabó. Las obras llevan demasiado tiempo paradas», sostiene el hostelero mientras sirve un par de vinos a dos clientes.

Además de los operarios, el personal de las oficinas de la empresa encargada de ejecutar la obra también tenía por costumbre comer en Salas y uno de sus restaurantes preferidos era el hotel CastilloValdés Salas. «A diario teníamos 15 personas a comer, además de las comidas a la carta que servíamos cuando venía algún jefe, pero eso hasta que retomen la obra de la segunda calzada ya lo perdimos», explica Loli Rodríguez, gerente del establecimiento. La hostelera confía en que «la proximidad de las elecciones municipales incentive el aumento de actividad en la autovía».

La autovía del Suroccidente ha dejado der ser un aliciente para los hosteleros de Salas. La infraestructura hace tiempo que dejó de darles de comer.

avatar
maria

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 87
Localización : tineo

Volver arriba Ir abajo

Re: La autovía no da de comer a Salas

Mensaje  maria el 23/02/11, 09:16 am

nadie se cree ya que se acabe esa autovia nunca, Evil or Very Mad
avatar
maria

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 21/12/2009
Edad : 87
Localización : tineo

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.